Conoce el método correcto para conservar alimentos

,

Conoce el método correcto para conservar alimentos

Con el ritmo de vida que llevamos hoy en día, saber cómo conservar alimentos es un tema que hay que dominar. No solo por la necesidad de preservarlos en buen estado, sino porque es una manera de ahorrar tiempo y dinero.

A continuación te contaremos cuáles son los procesos que se llevan a cabo para esa preservación. Así, podrás poner atención en ellos y verificar si lo que estás comprando ha sido debidamente cuidado.

Algunos de esos procesos te servirán para aplicarlos en tu propio hogar. Si eres de quienes corren todo el día de un lugar a otro y llegas tarde a casa, saber conservar alimentos te facilitará la vida, cuidarás tu salud y tu economía.

¿Cuáles son los distintos métodos de conservación?

Los métodos de conservación de los alimentos varían según el tipo de alimento, su envase y las características de su transporte. Esto último influirá especialmente para el proceso de conservación al que será sometido.

Es vital que lleguen en buen estado a nuestra mesa por lo que existen distintas formas de conservar comida. Se emplean el calor, el frío y el curado principalmente. También se efectúa a través de sustancias químicas. 

Es importante saber que los alimentos atraviesan distintas etapas antes de llegar a nuestra mesa. Producción o fabricación, envasado, traslado y venta son las principales.

Para que podamos consumirlos de manera segura son sometidos a distintos métodos de preservación, a saber:

1. Por calor

El calor actúa sobre los alimentos frenando la aparición de bacterias que pudieran contaminarlos. Esto significa que se conservan por:

  • Cocción: se procede a cocinar el alimento alcanzando en su interior una cocción a una temperatura que supere los 70°C.
  • Ebullición: se conservan al ser introducidos en agua a 120°C.
  • Pasteurización: se somete a los alimentos líquidos a temperaturas de 80°C para luego enfriarlos inmediatamente.

Estos son algunos métodos empleados. El escalado (sumergir el alimento en agua hirviendo por no más de 30 segundos), la esterilización (el alimento es expuesto a temperaturas cercanas a los 115°C) y la ultra pasteurización también son muy empleados en distintas industrias. 

2. Por frío

El proceso que usa el frío para conservar comida implica someter a los alimentos a temperaturas muy bajas. Ejemplo de estos procesos son:

  • Refrigerar: a -1°C y – 8°C.
  • Ultracongelar (-20°C) y congelar (la temperatura ideal para congelar un alimento es la que oscila entre los -15°C y los -22°C)

Al preservar alimentos a través del frío es importante considerar la higiene y utilizar los equipos apropiados. El uso del congelador es lo más común en un hogar y cumplirá con las temperaturas requeridas para congelar.

3. Por curado y por medios químicos

Estos dos métodos son también muy empleados pero dependerá de la industria su elección. El curado puede realizarse:

  • A través del humo (ahumar). 
  • A través de microorganismos que transforman la materia orgánica (fermentar).
  • Deshidratando parcialmente el alimento (salazón).
  • Agregando aditivos de origen natural o industrial.

Estos métodos evitan la formación de bacterias. En cuanto a la conservación de la comida con medios químicos implica la utilización de fungicidas y desinfectantes. 

 

En tu casa también puedes hacerlo

Algunos de los métodos de conservación de alimentos mencionados pueden aplicarse en un hogar. Solo hay que prestar atención al tipo de alimento, qué dicen sus etiquetas y atender a las fechas de vencimiento.

El uso del congelador es fundamental y se ha de transformar en nuestro aliado para conservar alimentos. También la cocción a temperatura puede ayudarnos a preparar un plato y guardarlo en el congelador por varios días.

El método que elegirás tendrá que ver con tus rutinas y preferencias. Lo cierto es que debes prestar atención a algunos detalles como la manipulación de los alimentos y la higiene al hacerlo. 

Ya sabes cómo preservar tus alimentos y cuidar de tu salud. Además, al guardar comidas preparadas ahorrarás tiempo y dinero. ¿Ya sabes cuál es el método que te conviene?