Galletitas Picantes de Pimentón y Cheedar

by Gastro & Andalusí

En Úbeda y Baeza uno de los bocados más tradicionales son los “OCHIOS” (ver receta) . Consiste en un pan de aceite de oliva virgen extra y matalahúva. El nombre le viene dado por ser la octava parte de la masa de un pan.

Dependiendo de la zona geográfica los ochios varían su receta, pero en los años 30, en la comarca jienense de La Loma, se modificó la receta primitiva, untando con una mezcla de pimentón dulce con aceite y sazonado por encima con sal gruesa. Su forma tradicional es aplanada y redonda, o con borde trenzado, aunque en la actualidad se comercializa con distintas formas y tamaños, como los picos crujientes, con pimentón picante, en barritas para picar, rellenos de chocolate, pisto, jamón york y queso, etc.

Para la receta de hoy he querido convertir nuestros amados y patrióticos ochios en unas galletitas de snack que en apariencia se parezcan a los picos que comemos tradicionalmente, pero con el engaño de que su textura, aroma y sabor difieren de la costumbre actual.

Ingredientes para cocinar Galletas Picantes de Pimentón y Cheedar