Entradas

Hoy en día, la tecnología nos provee de una enorme variedad de utensilios de cocina pensados para hacer más sencilla nuestra labor culinaria. Pero lo cierto es que, con que contemos con los accesorios de cocina más antiguos y básicos, así como conocer bien el uso de cada uno de ellos y cómo manipularlos, ya estamos listos para cocinar en casa lo que nos plazca.

La historia de los utensilios de cocina

Es increíble constatar que algunos utensilios del menaje de cocina están con nosotros casi desde principios de la Humanidad y nunca han pasado de moda. Esto sucedió, sin duda, porque por su forma y diseño resultan imprescindibles para realizar ciertas preparaciones y, por ese simple motivo, ¡nunca se irán de nuestras vidas!

Rallador

Cocinar utilizando utensilios de cocina

Más allá de que actualmente el rallador cuenta con una infinidad de variantes según el ingrediente para el que tenga que adaptarse, el original y más clásico fue siempre el rallador de queso. Se trata de un instrumento muy versátil que con el paso de los años tuvo su adaptación para distintos usos. Los más pequeños y finos son perfectos para rallar la piel de cítricos y ciertas especias como por ejemplo la nuez moscada. El rallador doble es ideal para trabajar con ingredientes de una dureza media. Por último, el rallador grueso es para lograr un corte de más anchura y puede trabajarse también con alimentos blandos.

Varillas y su transformación a batidora

Si queremos cocinar en casa un rico pastel… no pueden faltarnos las varillas. Es uno de los utensilios de cocina que más ha evolucionado en el tiempo. Surgió de la necesidad y el descubrimiento de que los ingredientes se mezclaban mucho mejor con la ayuda de varias ramitas dobladas, lo que acabó evolucionando en las batidoras modernas.

Más allá de que la tecnología en el mundo culinario ya es un hecho, las varillas tradicionales de mano no dejaron de utilizarse, es un elemento básico que no puede faltar en la cocina ya que, para ciertas preparaciones como por ejemplo una bechamel o airear una masa, resultan imprescindibles.

Mortero o almirez

Utensilios para cocinar platos tradicionales

Existen pruebas arqueológicas que confirman que hace más de 30 mil años las personas ya machacaban alimentos. Para esto, se utilizaban instrumentos muy rústicos que luego se convirtieron en los primeros morteros. “Mortero” es una palabra que proviene del latín y “almirez” del árabe, pero se trata del mismo utensilio de cocina. Lo único que los diferencia es que el almirez por lo general está hecho de metal.

Su forma casi no ha cambiado a lo largo de la historia, a diferencia de otros accesorios de cocina que sí se fueron modificando mucho con el paso del tiempo. Lo cierto es que, más allá del avance en la tecnología, hay preparaciones que solo se logran con un buen mortero y bastante paciencia para trabajar con el brazo.

Colador o chino

El verdadero origen del colador no se sabe con exactitud, pero se cree que fue creado en Constantinopla, en el momento en que cayó el Imperio Romano, y que en sus comienzos se utilizaba para realizar infusiones con hierbas y hojas. Quizás estaban hechos con ramitas entrelazadas o hierba tejida antes de tener el diseño característico de semiesfera con alambres de metal que tienen hoy en día.

El chino es una variedad de colador muy utilizada. Es de metal y con forma cónica, y resulta muy útil para colar salsas y crema sin desperdiciar mucho alimento. Pero para otras preparaciones como arroz, pasta o verdura, lo mejor sigue siendo el colador.

Olla

Se trata de un utensilio de cocina que no proporciona novedades en cuanto a lo culinario pero que es muy práctico y no puede faltar cuando uno va a ponerse a cocinar en casa. La olla nos permite cocinar deliciosas preparaciones como caldos y guisos y no solo cocinarlos, sino también mantener su temperatura. ¿Quién no la tiene en su cocina?

Con estos accesorios de cocina imprescindibles, y tu Pimentón de la Vera D.O.P Las Hermanas, ¡ya estás listo para preparar numerosas y deliciosas recetas de cocina!

El brote de coronavirus ha limitado nuestras salidas, pero no significa que tenemos que renunciar a la buena comida. Y es que, quedarse en casa puede ser una oportunidad para poner en práctica esas recetas de cocina que nunca te habías atrevido a preparar por falta de tiempo. 

 

ventajas de cocinar en casa

Lo mejor de todo es que cocinar en casa puede ofrecerte un sinfín de beneficios, no solo a tu bolsillo, sino también a tu salud. Estos días de confinamiento pueden hacer que nazca el amor por la cocina casera o que te vuelvas a enamorar del arte de cocinar. Estas son las razones por las que deberías hacerlo.

 

  • Comidas más sanas

La principal ventaja de cocinar en casa es que puedes controlar mejor lo que comes, agregando a tu dieta alimentos más sanos como verduras, vegetales y carnes sin condimentos químicos, utilizando especias naturales. Recuerda que la comida en la calle, especialmente la comida rápida, es alta en grasas, carbohidratos, azúcares y sodio. Con recetas caseras, puedes hacer versiones más saludables de tus platos favoritos. 

  • Controlar mejor las porciones

Cuando cocinas en casa también puedes controlar mejor las porciones. Ya que eres tú quien prepara y sirve la comida, sabes exactamente qué cantidad quieres comer y cuáles son tus requerimientos calóricos para evitar comer en exceso. 

  • Adoptar hábitos saludables

Al cocinar en casa también podrás adoptar mejores hábitos respecto a tu alimentación. Podrás elaborar un plan semanal de comida para asegurarte de comer variado y de forma nutritiva. Así, con una planificación será más sencillo que cuando vayas de compras elijas productos frescos y no procesados. 

  • Mayor ahorro

Otra ventaja obvia de cocinar en tu hogar es el ahorro que supone. Comer en restaurantes todo el tiempo, además de ser poco saludable, puede resultar más costoso. Por lo tanto, además de ganar en salud, tu bolsillo te agradecerá el cambio.

  • Unión familiar

Hacer la compra y cocinar con la pareja o con los hijos puede ser muy beneficioso para fortalecer los lazos familiares. Y es que, es una actividad que permite pasar tiempo juntos y hasta divertirse. 

  • Incentivar tu creatividad

Ahora que estás pasando más tiempo en casa, puedes hacer volar tu imaginación y preparar diferentes platos. Prueba nuevas recetas, cambia ingredientes, haz tus propias versiones y combina los platos como quieras.

Cocinar en casa y a tu gusto hará que aprecies más los sabores y que los disfrutes mucho más. Así que atrévete a hacer un cambio en tu vida y aprovecha el tiempo que pasas en tu hogar para comer de forma más saludable.