Entradas

¡Estamos de enhorabuena! A partir de este año 2019, cada 7 de junio podremos celebrar el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria. Con esta celebración se pretende concienciar a la población sobre los riesgos de las enfermedades transmitidas por alimentos. Trabajar para que las autoridades gubernamentales e industrias sean conscientes del peligro que corren los consumidores si no se establecen unos sistemas sólidos de control de los alimentos.

La seguridad en los alimentos es un tema que preocupa a todos los consumidores y es un aspecto esencial que afecta a la salud pública. Tanto la calidad, como la seguridad e higiene de los alimentos, han cobrado una especial importancia en todos los países industrializados. Incluso se han creado organismos con competencias específicas en la materia y se han aprobado nuevas legislaciones al respecto.

En este caso, la normativa IFS Food es una norma de seguridad alimentaria para auditar empresas que fabrican alimentos o a empresas que empaquetan productos alimentarios a granel. ¿Cuál es su punto de mira? Centrarse en la seguridad y calidad alimentaria de los productos procesados.

Esta norma es aplicada en aquellos productos procesados o si existe un peligro de contaminación del producto durante el envasado. De esta manera contribuye a apoyar la comercialización y producción para la seguridad y la calidad de la marca.

Seguridad alimentaria en casa

A pesar de que estas iniciativas están enfocadas a sobre todo a la industria, como consumidores debemos tener en cuenta ciertas claves para la seguridad alimentaria en casa.  Desde la compra de los productos, hasta su conservación y cocinado, debemos poner en práctica ciertos requisitos que no debemos pasar por alto.

Comprar y ubicar alimentos de forma segura.

Cuando compremos un producto debemos mirar la fecha de caducidad o de consumo preferente y calcular si lo vamos a consumir antes de dicha fecha. A la hora de transportarlos a casa también debemos prestar atención; intenta realizarlo en el menor tiempo posible y en los envases adecuados (para aquellos productos congelados y de nevera). Una vez en casa, al guardarlos, debemos ubicarlos según las recomendaciones de conservación de los alimentos.

Organizar la nevera.

Como hemos comentado, al guardar los alimentos debes seguir las recomendaciones. Al organizar la nevera, en la zona de abajo coloca los alimentos de mayor refrigeración como carnes y pescados.

La fruta y verdura es ideal que la coloques en los cajones. En los estantes intermedios colocaremos huevos, embutidos y alimentos que ya han sido abiertos. Y, como los estantes superiores son las zonas menos frías, es ideal que coloques productos ya cocinados.

Hora de cocinar correctamente.

Es muy importante marcar unas pautas de higiene antes y durante el cocinado. Por ejemplo, lavarte las manos antes de cocinar o lavar los utensilios que vas a utilizar. Pero debes prestar atención a ciertos aspectos como la contaminación cruzada evitando así la propagación de gérmenes. En este caso mantén los paños de cocina limpios, evita mezclar alimentos crudos con los ya cocinados y no coloques un producto cocinado en el mismo plato que estaba en crudo.

Importancia de la temperatura.

Es fundamental tener en cuenta que las bacterias se multiplican rápidamente entre los 5 y 65ºC. Por eso los alimentos se deben cocinar por encima de los 65ºC para que estas mueran, o mantenerlos en la nevera por debajo de los 5ºC.

Otro momento a tener en cuenta, en el que interviene la temperatura, es a la hora de descongelar; mejor siempre en la nevera que a temperatura ambiente, para que la temperatura aumente progresivamente.

 

Aprovechando que el  7 de junio de 2019 es la celebración del primer Día Mundial de la Seguridad Alimentaria, pon en práctica estas advertencias para la seguridad alimentaria en casa. ¿Nos cuentas algún consejo más?